QUÉ PONERME PARA LA SESIÓN

Ya tengo día para la sesión… y ahora… ¿qué me pongo?
Esa es precisamente la pregunta que me hacéis muchos de vosotros.

En las sesiones a domicilio resulta siempre más sencillo, ya que en cualquier momento podemos echar un vistazo al armario y en la mayoría de los casos ya habéis apartado un montón de prendas que os gustan y que queréis utilizar.

Pero la duda siempre queda ahí cuando se trata de la sesión en el estudio o bien en exteriores. Es por ello por lo que he decidido anotaros unas pequeñas orientaciones al respecto, que serán siempre válidas en cualquier caso, y que dependerán mucho de vuestra manera de ser (lo importante es que os sintáis cómodos, y aunque yo me incline por un tipo de color, que seáis vosotros quienes aportéis vuestro toque personal al conjunto final).

Dale un toque pop

Amarillo, naranja, fuxia, verde lima, morado, cian.. es comprensible que el color te asuste. Está bien…, si es así, inclínate por un color neutral (negro, blanco o denim) y luego añádele un toque de color pop. Puede ser desde una camiseta hasta un collar, una bufanda o un detalle en el pelo. 

El color que más te guste

Elige un color que te guste, bien tu color favorito o alguno que vaya acorde a la decoración de tu hogar (es bueno tenerlo en cuenta en caso de que quieras hacer un cuadro/canvas y ponerlo en algún rincón de tu casa). Trata de que aparezca ese color de una manera u otra en cada uno de los componentes de la familia.

Armonía de colores (Armonía Cromática)

Para este look intenta utilizar un esquema de color. La armonía cromática logra cierto equilibrio en la interacción de los colores que lo componen.

Para ello, elige entre tonalidades frías o bien entre las más cálidas, siempre de la misma gama, y no te salgas de esos rangos a la hora de preparar la ropa para toda la familia. No tengas miedo de jugar con combinaciones de ropa-accesorios para que todos vistan acorde a la tonalidad que has elegido. 

Manténte neutral

Si no te gustan mucho los colores intenta mantenerte neutral, sin olvidarte de dotarle a esa indumentaria de color neutro un toque tuyo personal. Me refiero a los tonos oscuros o apagados, tales como el azul marino, vino, café, bronce, marfil, oliva, verde militar.. etc.

No dejes de lado los accesorios ya que por sí solos este tipo de color no atraen mucho la atención a sí mismos pero resultan atractivos combinados de la manera correcta.

Por último, y para aquellos que sigáis aún con pequeñas dudas al respecto, os dejo un ejemplo del tipo de indumentaria de temporada, ya que seguro que todos tenéis algo parecido en el armario. Iré actualizando esta información según la estación del año (dependiendo de la época algunos colores funcionan mejor que otros en exteriores) y con ideas tanto para los adultos como para los más peques.

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *