BOOK FOTOS FAMILIAR : Un bonito recuerdo

UN BONITO RECUERDO: BOOK FOTOS FAMILIAR

Hace tiempo que no publico por falta de tiempo, pero quería inaugurar la “temporada de publicaciones” de este 2015 con una de las sesiones fotográficas más entrañables, bonitas y diferentes de este pasado 2014.

Echando un vistazo rápido a mi web enseguida os dais cuenta de que lo que más se trabajan son las sesiones infantiles, los books de embarazo, algunos books personales, también algunos trabajos profesionales y también fotos de mascotas. Cierto es que son tantos los trabajos que no siempre puedo publicar todo lo que querría, pero las temáticas rondan esos puntos que os he mencionado.

¿Y qué pasa con nuestros mayores? La persona que más me ha marcado en mi vida y la que más echo de menos su ausencia desde hace dos años es mi abuela Lala. Curiosamente también fue mi primera modelo cuando adquirí mis primeros focos, y el mayor de mis apoyos.

Socialmente hablando, todos queremos recordar y tener fotos de nuestros hijos.. pero ¿qué pasa con nuestros mayores?. No les gustan las fotos 🙂 Son a veces mucho más difíciles, de sacar una simple sonrisa o para que se muestren tal y como son, y por eso pensamos que no se prestarían… ¡¡ pero no os hacéis una idea de la ilusión con la que salen del estudio!! Lo importantes que se sienten en esos momentos de que las fotos sean para ellos, y sobre todo, el recuerdo que para ellos supone una vez tienen los resultados en sus manos.

Estas Navidades he tenido la suerte de contar con cinco familias que quisieron no dejar pasar la oportunidad. En uno de los casos aprovecharon la visita de la abuela desde Francia. Otros que los abuelos tanto paternos como maternos participasen de la propia sesión familiar.

Pero el book que he elegido hoy tiene aún más significado. Participan 3 generaciones. Madre y abuela se llaman Dolores. No se esperaban para nada el regalo y las trajeron de sorpresa al estudio.

La abuelita sufre de Alzheimer y no todos los días son tan buenos como quisiesen, querían que inmortalizase en las fotos la alegría que había sido durante tantos años. Y aunque de primeras costó un poquito que la abuela se animase… al final no paró de reírse y se marchó dándome mil abrazos.

Una de esas sesiones que te dejan con buen sabor de boca. Agradecerles a todos la alegría que trajeron a mi estudio y que contasen conmigo para este regalo tan especial.

 

Fotos-familiares-0038

Fotos-familiares-0092

Fotos-familiares-0058

Fotos-familiares-0079

Fotos-familiares-0068

Fotos-familiares-001

Fotos-familiares-Cris_20141211_0035

Fotos-familiares-0018BN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *