BOOK DE FOTOS PARA EMBARAZADAS : FOTÓGRAFO PREMAMÁ MADRID

Los papás de Anabella y su futuro hermanito Alessandro venían al estudio de parte de unos clientes a los que aprecio mucho.

-He visto las fotos del book de embarazo de Mónica y me han gustado muchísimo-. Son frases que te hacen sonreír. No hay nada mejor que tus modelos queden encantados, enseñen tu trabajo a sus amigos y te recomienden.

Eso también plantea un reto: Sí, les han gustado las fotos. Seguramente quieran algo parecido pero seguro que no querrá que sean iguales iguales a las de su amiga. No es un problema. Al personalizar todas las sesiones casi siempre dedican un momento a pensar qué les gustaría y te lo cuentan. En el book de fotos para embarazadas de hoy, la mamá de Anabella y Alessandro además trajo unos carteles preciosos hechos por ella misma.

Un punto a mi favor también fue que Anabella resultó ser una niña tan dulce como su nombre. Una peque de catálogo: linda, buena, obediente y con él serie. Nos dejó a los tres asombrados con sus poses, giros de cabeza, movimiento de hombros… sí, una peque de agencia.. posado de

 

book-de-fotos-embarazadas-00

book-de-fotos-embarazadas-020

book-de-fotos-embarazadas-000099

book-de-fotos-embarazadas-01240

book-de-fotos-embarazadas-01430

book-de-fotos-embarazadas-0140

book-de-fotos-embarazadas-010

composicion_0013

 

POR QUÉ NO ESPERAR AL ÚLTIMO MOMENTO PARA HACERTE LAS FOTOS DEL BOOK DE EMBARAZO

Creo que ya he mencionado este tema en otras ocasiones. No os esperéis al último momento para vuestras fotos premamá.

Con Semana Santa de por medio no pudieron recoger el trabajo antes y al final había pasado algo más de un mes desde que hicimos su sesión.
Ví a la mamá de Anabella cambiada, guapa porque es una mujer bella pero diferente: la pesadez de las últimas semanas se convierte en cansancio que a su vez se refleja aunque no queramos. En cuanto a fisonomía, se la veía algo diferente, quizás labios y pómulos más hinchados. Si hubiésemos hecho sus fotos a día de hoy estoy segura de que también se hubiese visto bella, pero se reconocería quizás un poco diferente sin saber muy bien el qué.

Para evitar que eso ocurra siempre os recomiendo intentar no pasar de la semana 35. No ocurre nada y está claro que hay gente que se da cuenta en el último momento de que quieren unas fotos premamá. Lo que puede pasar también si esperas mucho es que se adelante y te quedes sin fotos. Así que os recomiendo:
– A partir de la 27-28 en chicas muy delgaditas y con mucha barriga.
– Entre la 30-32 en la mayoría de los casos
– Hasta la 35 si quieres evitar verte diferente (repito esto es un mundo, hay gente que no cambia y las que se les hinchan labios, pómulos y/u ojos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *